Guerra Civil Española

3 October, 2020

Por Genario Dantas.

 

 

La Guerra Civil Española, que tuvo lugar entre 1936 y 1939, fue un conflicto entre republicanos y nacionalistas para tener el control del gobierno español.

 

En el campo de batalla, los republicanos se agruparon en torno al Frente Popular que aglutinaba a sectores democráticos y de izquierda, como anarquistas y comunistas. Del otro lado estaban las fuerzas de derecha, articuladas en grupos como la Falange Tradicional Española y sectores de las Fuerzas Armadas, liderados por el general Francisco Franco.

 
 

Causas de la Guerra Civil Española

Desde principios del siglo XX, España había estado inmersa en sucesivas crisis políticas, económicas y sociales. El gobierno monárquico parlamentario fue incapaz de resolver las dificultades creadas por el atraso económico. La estrategia consistió en reprimir con dureza los movimientos como los sindicatos y los partidos de izquierda.
 
En 1923, el general Primo de Rivera había instaurado una dictadura de tipo fascista, a pesar de preservar la monarquía. Esta dictadura cayó bajo la presión popular en 1930. Al año siguiente, en medio de profundas convulsiones sociales y políticas, los republicanos ganaron las elecciones municipales de 1931. Así, un movimiento popular derrocó la monarquía española, proclamó la república y la familia real fue expulsada a Italia.
 
Después del establecimiento de la República, se implementó la expansión de la educación básica y la reforma agraria. Estas medidas asustaron a las élites conservadoras, que estaban compuestas por grandes propietarios de las tierras, la alta burguesía, miembros del ejército y el clero. Así, los conflictos entre las fuerzas de derecha e izquierda se intensificaron. Las élites se unieron a un partido de extrema derecha, llamado Falange Tradicionalista Española de las Juntas Ofensivas Nacional Unionistas, y tenía como objetivo evitar las reformas que consideraba de inspiración socialista.
 

Inicio de la Guerra Civil Española

España vivió un período de desorden interno entre 1931 y 1936. Algunas facciones más radicales aprovecharon para destruir templos católicos, invadir tierras y hacer justicia con sus propias manos.
 
En febrero de 1936, el Frente Popular, que aglutinaba a varios sectores democráticos y de izquierda socialistas, comunistas, anarquistas, liberales, eligió a Manuel Azaña como presidente. Poco después de las elecciones, el Ejército, bajo el liderazgo del general Francisco Franco, se rebeló contra el nuevo gobierno. La Guerra Civil española se inició con un intento de golpe de Estado el 17 de julio de 1936.
 
El conflicto tenía por un lado a los falangistas y, por otro, a los populares de izquierda. El primero contó con el apoyo militar de la Italia fascista y la Alemania nazi, que utilizó a España como centro para experimentar con sus nuevas y poderosas armas. Del otro lado estaban las fuerzas populares y democráticas. Estos recibieron poco apoyo de la Unión Soviética y las Brigadas Internacionales, que estaban integradas por trabajadores voluntarios e intelectuales de otros países.
 
Países democráticos como Francia e Inglaterra no participaron del conflicto.
 

Consecuencias de la Guerra Civil Española

 
La Guerra Civil española dejó un millón de muertos e incontables desaparecidos en tres años de combate. Con la victoria de Franco, miles de republicanos tuvieron que salir de España para no ser detenidos ni asesinados. Los que se quedaron fueron confinados en prisiones y campos de concentración.
 
Franco y sus colaboradores implantaron una variación del fascismo llamada “catolicismo nacional”. Esto se debió al aislamiento internacional del país y la retórica antisocialista.
 
España logró mantenerse al margen de la Segunda Guerra Mundial, aunque vendió materiales a la Alemania nazi y envió una fuerza a luchar en la Unión Soviética.
 

Francisco Franco

Con la victoria de los falangistas, las fuerzas de Franco ocuparon toda España e iniciaron el régimen dictatorial, que se conoció como franquismo.
 
Esto significó el fin de las elecciones para el Poder Ejecutivo, la pena de muerte por delitos contra la seguridad del Estado, el predominio de la religión católica en la vida civil, entre otras medidas. En regiones como Cataluña y el País Vasco, se prohibieron los idiomas locales y se suprimieron los símbolos regionales.
 
Para garantizar su liderazgo, Franco destituyó a todos los líderes que deseaban transformar el régimen en una versión del fascismo italiano. De esta forma, concentró los poderes institucionales en sí mismo y en el Consejo de Estado, aislando a España del escenario internacional.
 
Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, Franco se vio obligado a realizar reformas políticas menores para recibir ayuda externa. Sin embargo, mantuvo la censura, la prohibición de partidos políticos y el régimen autoritario.
 
La dictadura fascista del Generalísimo Franco duró hasta su muerte en 1975. Después de esta fecha, se restableció la monarquía parlamentaria y se promulgó una Constitución en 1978.
 

Importancia de la Guerra Civil Española

La Guerra Civil española se convirtió en mucho más que una simple lucha por el control del gobierno de un país. Por primera vez, las dos grandes corrientes políticas del siglo XX, el fascismo y el socialismo, se enfrentaron en el campo de batalla.
De esta manera, la guerra adquirió el sentido de la lucha entre fascismo y democracia. Además, los nazis experimentaron con diversas tácticas militares en España.
Por eso, muchos historiadores señalan que la Guerra Civil española fue un “ensayo” de la Segunda Guerra Mundial.
 

La obra de Guernica y la Guerra Civil Española

 
El 26 de abril de 1937 ocurrió una de las mayores tragedias de la guerra. El pueblo de Guernica, ubicado en el País Vasco, fue completamente destruido por el bombardeo de aviones de la Legión Cóndor alemana, enviados por Adolf Hitler para ayudar a las fuerzas del Generalísimo Franco.
 
Meses antes, el gobierno republicano había pedido al pintor Pablo Picasso que pintara un cuadro de un tema político para el pabellón español de la Exposición Universal de París. El artista estaba trabajando en los dibujos cuando se enteró del bombardeo de la ciudad de Guernica. Por eso, decidió crear una obra que retratara este hecho.
 
Más que una imagen de los horrores de la guerra, con el tiempo, el “Guernica” se ha convertido en un símbolo de paz.
 

Recent Post

  • learn imperative mood spanishEl Imperativo de TÚ y VOSOTROS fácil y simple
    Cómo usar el imperativo de TÚ y VOSOTROS En español tenemos 3 modos verbales: indicativo, […]
  • El subjuntivo (II): deseos
    El subjuntivo para expresar deseos   En nuestro anterior post te mostramos una introducción al […]
  • Cardinal Points in Spanish
    Learn how to say cardinal directions in Spanish:   Learning how to express Cardinal Points in […]