CÓMO CONSEGUIR FLUIDEZ EN ESPAÑOL

21 February, 2019

¿Quieres conseguir hablar español con fluidez?

 

No vamos a prometer que tendrás un español fluido en 3 meses. Generalmente, si no eres hablante de lenguas romances, este objetivo no es realista a no ser que pases todo tu tiempo exclusivamente estudiando y practicando español. Imaginamos que estudias o trabajas, pasas tiempo con tu familia y amigos, disfrutas de tus aficiones, comes, duermes… En definitiva, tienes una vida más allá de tu deseo de hablar español.

 

Sin embargo, es cierto que hay algunos recursos y técnicas que pueden ayudarte a conseguir fluidez en español más rápidamente.

 

1. Identifica tu motivación para hablar español de forma fluida

 

Lograr un nivel alto de fluidez en otra lengua quizás pueda ser más difícil a medida que se envejece. Los estudios muestran que el cerebro de un niño es capaz de diferenciar mejor entre dos o más lenguas. Con el tiempo, podrían hablar el idioma extranjero casi sin problemas. Sin embargo, los adultos que han tenido éxito en aprender un nuevo idioma son aquellos que están muy motivados.

 

Buscando tu verdadera razón para aprender español, tienes mejores oportunidades de mantener tu motivación alta a medida que mejoras. Si te sientes bloqueado con el español, vuelve a la razón por la que lo elegiste en primer lugar. Eso es lo que te mantendrá firme en tu camino.

 

En ocasiones, el vínculo con la cultura española o la de cualquier otro país hispano es una fuente generadora de motivación. Amar y abrazar la cultura como si fuera parte inseparable de ti, tal y como nos comentaba Kristin Bonn en este bonito post.

 

2. Practica tus habilidades de expresión oral

 

Para alcanzar la fluidez en español se requiere una práctica -constante y consistente- de habla en voz alta. Es mejor inclusosi puedes hablar con hispanohablantes nativos. Sin embargo, si no es posible, habla contigo mismo en voz alta en español y grábate. Intenta pensar previamente qué palabras eligen los hablantes nativos, así como cómo usan el idioma. Además, trata de imitarlos en la pronunciación, entonación y melodía. Quizás te parezca un poco forzado al principio, pero créenos que con el tiempo te ayudará a tener una dicción más natural.

 

Esta es una buena práctica que solo te llevará 10 minutos al día. Al mismo tiempo que hablas en español, estarás recordando tú día. Además, después puedes comprobar tu pronunciación escuchándote. Muchas veces, después de escuchar lo que acabamos de decir, nos damos cuenta de nuestros errores y así, podremos corregirlos la próxima vez. Además, la repetición te brinda la oportunidad de evaluar si suenas igual que un hablante nativo.

 

En este sentido, queremos recomendarte Forvo, un diccionario de pronunciación para tener una referencia de la pronunciación de palabras en español y que están realizadas por hablantes nativos de diferentes nacionalidades.

 

 

3. Encuentra a alguien con quien practicar español

 

Debes practicar la competencia oral para desarrollar la fluidez en español, por lo que tener un amigo que también esté aprendiendo español podrá ser una oportunidad de aprender y practicar juntos.

 

Además, puedes intentar encontrar un hablante nativo de español que desee aprender tu idioma nativo y así acordar un intercambio lingüístico. Si estás aprendiendo español y eres de los Estados Unidos, busca un hispanohablante que quiera aprender inglés. Pasarás la mitad del tiempo hablando en español y la mitad del tiempo hablando en inglés.

 

Otra opción es unirse a foros en español o grupos de Facebook, como nuestro grupo Aprende Hablando. Esta es una excelente opción para formar parte de una gran comunidad de estudiantes de español. Allí, puedes resolver cualquier tipo de duda, ayudar a otros con sus preguntas e incluso participar en clubs de conversación.

 

En particular, queremos invitarte a participar en nuestro Spanish Conversation Challenge. Se trata de un club de conversación que te dará la oportunidad de hablar con otros estudiantes de español para aumentar tu motivación y confianza en ti mismo. Es totalmente gratuito y está dividido por niveles. Y si necesitas una instrucción y práctica más avanzada que potencie tu aprendizaje, puedes registrarte en nuestros cursos personalizados 1:1, donde además tendrás una semana de prueba gratuita.

 

4. Rodéate de español

 

Para conseguir fluidez en español necesitas desarrollar tus habilidades de escucha. Serán la entrada para progresar con tu fluidez. Hay recursos ilimitados para rodearte y obtener constante input en español.

 

La clave es encontrar los recursos adecuados para cada uno. Esto significa recursos adecuados para tu nivel, útiles e interesantes para ti.

 

Las noticias en español son una excelente manera de comenzar a rodearte de español. Los periodistas normalmente hablan con claridad sin ningún acento significativo. Sin embargo, diversificar los tipos de videos que ves en español puede ayudarte a desarrollar la fluidez en el español conversacional para que no parezcas demasiado formal en tu discurso.

 

Ver series o programas de televisión también puede ser una buena opción porque son más cortos que las películas y pueden darte una sensación de cómic y humor, que también son parte de la fluidez en español.

 

Una excelente opción es activar los subtítulos, si están disponibles, para cualquier cosa que veas. Ver las palabras mientras las escuchas puede mejorar tu pronunciación y vocabulario. Sin embargo, no debes acostumbrarte a ellos. Si te das cuenta de que continuamente estás leyendo, debes cambiar tu estrategia porque leyendo tu escucha se vuelve pasiva y no activa. ¿Qué hacer si esto ocurre? Intenta entrenar activamente tu oído haciendo dictados. Escucha una secuencia y trata de escribir lo que oyes. Y así sucesivamente hasta que logres discernir los sonidos.

 

5. Toma clases de español

 

Las clases de español son muy útiles si están personalizadas para ti.

 

¿Qué significa eso? Los conceptos que aprendes están relacionados con tu trabajo o tus intereses, por lo que el español se vuelve más fácil de entender y tu experiencia lingüística se enriquece. Aquí, puedes leer un poco más sobre esta metodología de enseñanza.

 

Un profesor te dará retroalimentación (feedback) sobre tus errores y te ayudará a avanzar con tu práctica. Las clases de español te ayudarán con tu entonación y pronunciación para sentirte más cómodo con el idioma. Además, estas lecciones te permitirán tener la oportunidad de llevar a cabo una comunicación significativa.

 

Una pequeña cantidad de tiempo cada día es mucho más efectivo que una gran cantidad de tiempo una vez a la semana. Las lecciones cortas son más divertidas y fáciles de sacar provecho, y lo más importante es que casi todo lo nuevo se olvida si ha pasado una semana.

 

Debes ser consciente de que en tu aprendizaje tú eres el responsable último de tu progreso, pero tener un profesor te ayudará enormemente a conseguir tus objetivos. Un profesor no es únicamente un transmisor de conocimientos, sino un facilitador o guía de aprendizaje que te recomendará las opciones más efectivas para que tu experiencia sea exitosa. Además, debes tener una buena conexión con él o ella en términos de empatía para que el aprendizaje sea más significativo. Si un profesor no te ayuda con todo esto (feedback continúo, facilitador, sintonía mutua, etc.), deberías considerar si realmente es un buen profesor para ti.

 

6. Amplía tu vocabulario

 

Una vez que tengas una comprensión básica de cómo funciona el español, dedica algo de tiempo a ampliar tu vocabulario. Construye una buena base de vocabulario anotando las palabras y frases que se usan comúnmente en tus actividades diarias. Si estudias o trabajas, escribe todas las palabras útiles que encuentres.

 

Leer en español y rodear palabras con las que no estás familiarizado, luego buscarlas y hacer un esfuerzo por incorporarlas en tu vocabulario, es una excelente manera de mejorar tu fluidez.

 

Cuanto más vocabulario conozcas, más fluidez tendrás, ya que podrás hablar sobre cualquier tema con facilidad y sin pensar demasiado en las palabras que necesitas. Estas surgirán en tu mente automáticamente. En ese momento, significará que estarás pensando en español.

 

Por otro lado, el uso de modismos o refranes aportará más naturalidad a tu expresión. Pero, ¡ojo!, nuestra recomendación es no abusar de ellos y utilizarlos como harías en tu propia lengua, es decir, adecuándolos al contexto y al registro de la conversación. Usar un modismo que es coloquial en un contexto formal o semiformal te hará parecer que comunicativamente no estás a la altura. La regla es simple: no hagas lo que no harías en tu propia lengua (sobre esto, amigos del español, escribiremos un post más adelante).

 

7. Utiliza el lenguaje no verbal y las muletillas

 

Tu cuerpo es un reflejo de lo que hay dentro de ti, por lo que, si estás relajado y te sientes cómodo con cualquier situación al hablar, tu cuerpo nos mostrará esto.

 

No dejes que el temor a decir algo mal te impida hablar en absoluto. Incluso si crees que estás cometiendo un error, sigue hablando de todos modos. En efecto, cuanto más hables, más fácil fluirás y más rápidamente se te ocurrirán las palabras correctas.

 

Estas pautas son fáciles de decir, pero difíciles de implementar, eso lo sabemos. Por eso, las muletillas o filler words serán tus mejores amigas. Las muletillas hacen que tu discurso parezca más natural, más nativo. Estas palabras no tienen un significado concreto cuando se utilizan como palabras de relleno. Sin embargo, son un gran apoyo para obtener fluidez y espontaneidad en tu habla. En este enlace, puedes aprender las principales muletillas para comenzar a usarlas cuanto antes.

 

 

Conclusión

 

Aprender un idioma requiere dedicación, enfoque y compromiso. Cuanto más tiempo dediques, antes verás más resultados. Tu capacidad para conseguir fluidez en español en la conversación está relacionada con tu mentalidad y tu enfoque para aprenderlo.

 

Estas siete técnicas son unas pautas para ayudarte a avanzar con tu fluidez en español. Pero independientemente de los materiales que utilices o del método que emplees, si quieres conseguir fluidez en español, necesita hablar. Entonces, ¿a qué esperas? ¡Vamos a por ello!

 

Por último, si aún no has leído, el post anterior sobre el concepto de fluidez en español, no puedes perdértelo.

Además, si quieres leer la versión en INGLÉS de este post pincha aquí.

 

Gracias por leernos y  nos vemos pronto.

 

A.J.

Recent Post

15% off

Use code: 
VERANO15
*Applicable only to monthly plans